Beneficios de dejar de fumar para la piel

La piel es el primer órgano del cuerpo en reflejar los beneficios de dejar de fumar, pues el daño que producen los ingredientes del tabaco no es sólo interior, sino también exterior.

Esto sucede porque los radicales libres que contiene el tabaco reducen hasta un 50% la capacidad antioxidante de la sangre, centrando su acción perjudicial especialmente sobre las células de la piel, lo que la hace envejecer prematuramente.

Debemos recordar que los radicales libres son responsables por el continuo proceso de oxidación a que son sometidos los millones de células del cuerpo.

beneficios de dejar de fumar para la pielAdemás, el tabaco compromete la nutrición de la piel, pues la nicotina hace que las arterias se contraigan, reduciendo la circulación de los vasos capilares y provocando la llamada asfixia celular, que da el tono grisáceo y apagado tan peculiar de los fumadores.

Por otro lado, el monóxido de carbono que contiene el humo perjudica el transporte de oxígeno por la sangre.

Todo esto hace que la epidermis se deshidrate y se destruyan las fibras elásticas de la dermis, resecando la piel y promoviendo su flacidez.

Beneficios de dejar de fumar para la piel

La buena noticia es que la mayor parte de estos daños son reversibles: los primeros cambios positivos y notables se manifiestan en la piel de la cara a los pocos días de haber dejado de fumar.

La piel comienza a presentar un aspecto más terso e hidratado, siendo éste un elemento muy motivador para quien está iniciando el proceso de abandono de la adicción.

Los cambios ocurren internamente, en el torrente sanguíneo: el flujo de la sangre aumenta, permitiendo a los pequeños vasos capilares suministrar más nutrientes y oxígeno a las células de la piel.

En pocas semanas, la tez cambia completamente, yendo de grisácea y pálida a normal y saludable.

Los poros se limpian en cuestión de días y los que se habían agrandado por el humo, reducen su tamaño.

Poco a poco el organismo se va encargando de sanar las células dañadas y va recuperando el aspecto que la piel tendría si no se hubiera consumido tabaco, proporcionando un aspecto más saludable y juvenil.

Es posible complementar el proceso de recuperación con cremas que aceleran la renovación celular de la piel.

Además, el consumo de ciertos suplementos antioxidantes, como las vitaminas A, C, E y los minerales zinc y selenio, ayuda a combatir los radicales libres.

Este es uno de los motivos que hacen que muchas personas dejen de fumar, pues su piel queda con un aspecto mucho más joven, firme y sin manchas.

Espero que te hayan gustado estas informaciones sobre los beneficios de dejar de fumar para la piel.

También te recomiendo que veas:

El método natural que me ayudó a dejar de fumar.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu Comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable por los datos: Carlos Seller.
Autor: Santiago.
Finalidad: Gestión y moderación de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión y olvido de los datos.
Información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *